Apicultura Solidaria

Salvemos a las abejas apoyando a los pequeños apicultores locales!

Olmo González

____

Tanto las abejas como los apicultores son esenciales para los ecosistemas, la naturaleza y la producción de nuestros alimentos. No obstante para muchos pequeños apicultores es difícil ganarse la vida con la apicultura. El mercado global y más concretamente la presión sobre los precios que ejerce la miel importada de China y Latinoamérica es cada vez más alta y son especialmente los pequeños apicultores los que tienen problemas para vender su miel a un precio justo.

Nuestra iniciativa de apicultura solidaria quiere cambiar esto. Trabajamos junto con apicultores seleccionados en Andalucía que sienten pasión por su trabajo, la naturaleza y sus abejas. Tratan sus colmenas con el máximo respeto, producen una miel de altísima calidad y poseen explotaciones pequeñas sostenibles, pero que tienen un problema: dificultades para acceder a los mercados locales. Esto les hace vender su miel de alta calidad a grandes mayoristas que no valoran su trabajo y los llevan a un sistema de precios al límite de la subsistencia. Esta miel en muchas ocasiones es además calentada y mezclada por estos mayoristas con mieles foráneas de baja calidad con el fin de aumentar sus beneficios.

A través de nuestra cooperación, les garantizamos un precio justo por su trabajo, su dedicación y el cariño a sus colmenas. Puedes estar seguro de comprar un producto de la máxima confianza delicioso y de alta calidad de pequeños apicultores locales.

España tiene una larga tradición de apicultura e incluso una sub-especie de la abeja melífera, autóctona de la Península Ibérica, especialmente adaptada a nuestro riguroso clima: la abeja ibérica (Apis mellifera iberiensis). Los parques nacionales, las reservas naturales y los vastos paisajes despoblados en agricultura extensiva hacen de España una tierra idónea para la flora silvestre y las abejas. En la península se producen mieles únicas en el mundo como las de encina, madroño, tomillo silvestre, romero o azahar. Las mieles de mil flores tampoco dejan de ser especiales en nuestra tierra, ya que contienen néctar de numerosas plantas endémicas que solo crecen en la Península.

Las plantas siempre han dependido de la polinización de las abejas, y éstas a su vez siempre habían obtenido todo lo necesario para sobrevivir de las plantas y sus floraciones. Desafortunadamente, esto ha ido cambiando en los últimos años, las trasformaciones radicales del entorno natural han hecho que las abejas cada vez dependan más de los humanos para sobrevivir debido a factores como la proliferación de parásitos, el desarrollo de nuevas enfermedades y el uso indiscriminado de pesticidas. ¡Salvemos a la abeja salvando a los pequeños apicultores locales!

  • Schwarz Facebook Icon
  • Schwarz Instagram Icon

© 2020 by Ladrón.de.Miel.

Newsletter