Día Mundial del Suelo – 5. Deciembre

El 5. de Deciembre es el Día Mundial del Suelo, una fecha que llama especialmente la atención sobre este recurso vital. Así es, ha leído bien, el suelo es mucho más que la tierra que pisamos. Es la fuente de la vida.

Suelo debajo del olivo

Por desgracia, el suelo suele ser pisoteado e incluso los agricultores, que dependen directamente de un suelo sano, han olvidado su valor. No es de extrañar, porque apenas se habla de ello en las escuelas de agricultura, parece que damos por sentada la existencia de un suelo fértil y sano. Sin embargo, ocurre lo contrario, los suelos también pueden agotarse y degradarse. El resultado: salinización, desertización y pérdida total de los medios de subsistencia humanos.

En 2018, la Comisión de la UE publicó un informe sobre la erosión del suelo en Europa. España es uno de los países más afectados, con tres cuartas partes del país en riesgo de desertificación. La sequía, el cambio climático y la mala gestión de suelos frágiles son las principales razones.

Pero hay formas de detener estos procesos, por ejemplo mediante la agricultura regenerativa. El objetivo es regenerar el suelo, su diversidad y estructura mediante formas específicas de cultivo y pastoreo. En resumen, el suelo se convierte en el centro de atención, se protege, por ejemplo mediante plantas, y se reconstruye la fertilidad, por ejemplo mediante el pastoreo dirigido.

Suena complicado, pero en realidad se trata simplemente de volver al tipo de agricultura que teníamos antes de la industrialización. Es decir, una gestión holística de la explotación, en la que el ganado y el cultivo están juntos. No se utilizan abonos artificiales perjudiciales para el suelo ni pesticidas o herbicidas. Además, y esto es algo fundamental, nada de laboreo que destruye la estructura del suelo y lo compacta.

Parando la erosion

Nuestra finca en El Gastor sufre una erosión muy severa del suelo en algunos lugares, especialmente en las zonas muy empinadas. Esto se debe a que nuestro predecesor trabajaba la tierra con el tractor para eliminar las plantas. Esto se hizo en la creencia de que las plantas quitarían agua y nutrientes a las aceitunas y que su aspecto sería más ordenado. Sin embargo, ocurre lo contrario, ya que las plantas proporcionan una estructura al suelo con sus raíces que filtra mejor el agua y la almacena durante más tiempo en la parte superior del suelo. Además, las leguminosas secuestran el nitrógeno del aire y lo almacenan en el suelo, o lo enriquecen con nutrientes.

En terrenos muy escarpados y degradados de nuestras tierras, hemos iniciado experimentos de construcción del suelo. Por ejemplo, hemos construido presas de madera en las que la tierra permanece suspendida y no es arrastrada. En muchos lugares ya se ven pequeñas plántulas. También hemos plantado aquí directamente plantas muy resistentes, como el algarrobo y la aliaga. En otros lugares poco empinados hemos plantado tomillo, romero y lavanda. Tengo curiosidad por ver qué plantas sobreviven mejor aquí y contribuyen a la formación del suelo.

El último paso sería introducir el pastoreo de ovejas. Bueno, estos planes son probablemente algo para el futuro. Como se suele decir: poco a poco.

Plantas contra erosion
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00