Buscar

La Realera


En las últimas semanas hemos hablado de los enjambres. En primavera, la vieja reina sale en enjambre con la mitad de las abejas para buscar un nuevo hogar. Esta es la forma normal de reproducción de las abejas, pero por supuesto no deseada por el apicultor, porque la colonia restante es más pequeña y no tiene reina por el momento.

Entonces, ¿qué ocurre exactamente con las abejas que se quedan atrás? Una colonia no puede sobrevivir sin una reina, porque sólo ella puede poner huevos fecundados de los que nacen las obreras. Por eso antes de que las abejas salgan del enjambre, las abejas empiezan a hacer nuevas reinas. Se crean en unas células especiales llamadas realeras. Estas células son muy grandes y se parecen a un cacahuete. Aquí es donde la reina pone un huevo, que por cierto es exactamente igual a todos los huevos de las abejas obreras.

Cuando la larva sale del cascarón es idéntica a otras larvas de obreras. Pero ahora empieza a ser emocionante. Todas las larvas reciben jalea real al principio de su vida, pero la obrera sólo una pequeña cantidad durante 2 días. La reina, en cambio, sólo come jalea real en su fase de desarrollo y se convierte así en una abeja fértil con ovarios.

Para mí, ésta es una de las grandes maravillas de las abejas. Imaginate que una mujer puede controlar el sexo de su bebé comiendo ciertos alimentos....


La nueva reina sale de la realera después de sólo 16 días, una abeja obrera tarda 21 días. Normalmente se crían varias reinas jóvenes, para tener la seguridad que nacerá por lo menos una. Normalmente, la primera reina después de nacer matará a las otras reinas con su aguijón. Al final sólo puede haber uno.


Si el apicultor no quiere que su colonia se desprenda del enjambre, es importante vigilar de cerca en primavera y descubrir las realeras. Este año tuve una colonia en la que descubrí 7 realeras. En lugar de destruirlas, dividí las colonias y así creé un enjambre artificial. De una colmena pasó a tener 3 😊

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo