Este fin de semana revisé mis colmenas e hice un descubrimiento emocionante.

Normalmente, las abejas no toleran a otros animales en su colmena, protegiéndose así mismas de las enfermedades y a su miel de la depredación. Sin embargo, desde hace mucho tiempo existe un desagradable ácaro, la varroa, que parasita a las abejas, se alimenta de su grasa y, en el peor de los casos, debilita tanto la colonia que muere (ya escribí sobre este tema en septiembre). La mayoría de las abejas no detectan ni eliminan adecuadamente este ácaro, por lo que los apicultores tenemos que ayudarlas a luchar contra la varroa.

Sin embargo, hay otra pequeña especie de araña a la que le gusta mucho comer ácaros como la varroa. Ya había escuchado de apicultores que encuentran estos pequeños cohabitantes en las colmenas. Sin embargo, yo nunca he visto uno, al menos hasta ahora. ¡Me refiero al pseudoescorpión!

¿Nunca has oído hablar de él? En realidad es sorprendente, porque hay más de 3.300 especies en todo el mundo. Pero los pseudoescorpiones son muy pequeños, a menudo de unos pocos milímetros, y los humanos solemos pasarlos por alto.

Se parecen a los escorpiones pequeños, salvo que carecen del característico aguijón abdominal. Por lo tanto, tampoco son peligrosos, salvo para los ácaros y las pequeñas larvas de insectos. Por el contrario, estos pequeños arácnidos son muy útiles para el ser humano, ya que se alimentan de los piojos de los libros, las larvas de polilla y las moscas pequeñas.

En la colonia de abejas, exterminan los ácaros de la varroa y son, por tanto, controladores naturales de plagas. Marqué la colmena donde vi el pseudoescorpión.

Ahora tengo curiosidad por saber si encontraré un menor número de varroa en esta colonia.

¿Te ha gustado el artículo?

Descubre nuestros productos y mieles artesanales

¿He despertado tu interés?

Aquí encontrarás más publicaciones actuales.

  • Que el medio ambiente está en peligro porque no lo tratamos bien es algo obvio, que los humanos hemos degradado […]

  • Las abejas son los polinizadores más importantes de las plantas con flores, que las necesitan imperativamente para producir cualquier tipo […]