Los pestiños con miel son una receta muy típica del sur de España, Andalucía y Extremadura son las más reconocidas en la elaboración de este magnífico postre. Es una de esas recetas de postre tan tradicionales que lleva muchísimos años en nuestras cocinas. Está relacionada especialmente con los postres de Semana Santa, aunque también es muy tradicional realizarlos para Navidad junto a otras recetas como las Flores fritas con miel.

Desde luego nosotros creemos que para estos postres que incorporan la miel hay cabida para disfrutarlos en cualquier fecha del año.

Como suele ocurrir con todas las recetas tradicionales, y dependiendo del lugar y de la tradición familiar, existen multitud de formas de preparar los pestiños. En unos sitios se bañan con un almíbar de miel, se en-mielan, en otros se espolvorean de azúcar recién retirados de la sartén, y lo mismo ocurre con la forma del pestiño en unos se pliegan en forma de lazo, mientras que en otros se preparan simplemente con forma rectangular.

Hoy hemos estado elaborando los famosos pestiños, con Mercedes, una mujer tradicional en su cocina, apasionada por los productos que vienen de la tierra y del campo de forma directa, con su propia huerta y sus gallinas, enamorada de la naturaleza y de todo aquello que la rodea. Es una mujer dulce, risueña y nos cuenta que no perdona su ración de miel diaria. No hay una miel que no le guste, para ella todas están exquisitas.

¡¡Vamos a la cocina!! Comenzamos indicando los ingredientes necesarios y a continuación su elaboración.

Detalles.

Comensales 10 personas ::: Tiempo de preparación 60 minutos.

Ingredientes.

  • 1kg. Harina de trigo, aunque puede demandar más masa.
  • 50 ml. Anís seco, también está la opción de echarle el dulce.
  • 250 ml. Aceite de Oliva Virgen cosecha temprana Ladrón de Miel.
  • 250 ml. Vino blanco semidulce.
  • 200 ml. Zumo de naranja.
  • 400 gr. Almendras naturales.
  • Trocitos de piel de naranja ecológico.
  • Trozos de piel de 1 limón ecológico.
  • Ralladura de 1 limón ecológico.
  • Un sobre de levadura.
  • 3 cucharadas soperas de semillas de matalahúva (o matalauva)
  • 3 cucharadas soperas de semillas de ajonjolí, y lo que queramos añadirle al final de la preparación.
  • Sal (una pizca, unos 2 gramos)
  • Para el enmelado: 1kg de miel ecológica milflores de Ladrón de Miel y 50 ml agua

Elaboración.

Para preparar la receta en primer lugar comenzamos por aromatizar el aceite de oliva que después usaremos en la masa de los pestiños. Para realizar esto hay que poner, en una cazo, el aceite, añadirle unas cáscaras de naranja, el zumo de naranja, las almendras, las semillas de matalahúva, las semillas de ajonjolí.

Todo esto lo ponemos a freír hasta que ya esté caliente el aceite, dejándolo freír unos 2-3 minutos y retiramos del fuego hasta que baje la temperatura y esté templado. Toda esta mezcla la batimos, quedando todo bien.

Para la preparación de la masa de los pestiños.

En un bol añadimos, la harina, el vino blanco semidulce, la levadura, pizca de sal, el anís seco, la ralladura de la cáscara del limón y a continuación añadimos la mezcla que anteriormente hemos batido. Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar durante 30 minutos.

Es el momento de formar nuestros pestiños nosotros hemos estirado la masa haciendo, en primer lugar pequeños rulos y a continuación haciendo un pliegue haciendo coincidir las puntas.

<

Fritura de los pestiños

Para freír los pestiños hemos usado una sartén y al aceite le hemos añadido los trozos de la cáscara de limón para darle aroma al aceite, es importante que lleve la menor parte blanca posible. De todas formas es inevitable que algo se cuele. Retiramos esos trocitos cuando veamos que estén oscuritos pero no quemados. Echamos los pestiños a la sartén de pocos en poco. Cuando estén dorados sacamos los pestiños a un bol. La única dificultad está en saber cual es la temperatura del aceite correcta, ya que si está poco caliente la masa se queda como cruda, nada crujiente. Sin embargo si el aceite está muy caliente se nos dorarán muy rápidamente y quedarán crudos por dentro.

El enmelado;

En un cazo añadimos el kilo de miel y el agua, lo ponemos a calentar, que esté templado y vamos añadiendo los pestiños para que se bañen en esta mezcla tan dulce, los vamos retirando y es en ese momento cuando espolvoreamos un poco de ajonjolí, dándole un aspecto más delicioso.

Es una receta sencilla, típica y deliciosa que os endulzará el día con la preparación y luego con la degustación. Y si tenéis niños en casa, ahora es el momento perfecto, por las vacaciones de navidad porque podéis pasar una tarde fantástica cocinando con ellos. ¡No os arrepentiréis! Buen provecho!!!

¿Te ha gustado el artículo?

Descubre nuestros productos y mieles artesanales

¿He despertado tu interés?

Aquí encontrarás más publicaciones actuales.

  • En las últimas semanas hemos hablado de los enjambres. En primavera, la vieja reina sale en enjambre con la mitad […]

  • Que el medio ambiente está en peligro porque no lo tratamos bien es algo obvio, que los humanos hemos degradado […]